lunes, 30 de noviembre de 2009

VIVAMOS EN LA ESPERANZA

Qué fácil es esperar cuando la esperanza es cierta.

Quiero esperarte despierto pues sé que no tardarás.

Sé, Jesús, que vienes ya, sé que siempre estás viniendo;

gracias por tantos momentos en que te siento llegar.

Y cada vez que tú llegas, cuando siento que tú estás,

luego crece otra esperanza: Ven, Señor, no tardes más.

Esperar es la fuerza en el camino, la luz en la oscuridad,

es crear en nuestro barro espacios de eternidad.

Esperar es saber que cuando empieza algo bueno

eso ya no morirá. Esperar es dejarte poseer

por las ganas de luchar, de vivir y de sembrar.

Esperar es sembrar en cada surco simiente de eternidad

y saber que la cosecha alguien la recogerá.

Esperar es dejarte poseer aquí por la eternidad

He encontrado esta oración - poesía por el ordenador, no sé de donde la saqué, pero me ha parecido muy bonita para empezar el adviento. ¿Cómo puedo yo crear mis espacios de eternidad? ¿siembro semillas de eternidad por donde voy? ¿vivo siempre sembrando para que otros recogan?...




Publicar un comentario