miércoles, 22 de diciembre de 2010

Feliz Navidad

Desde este humilde rincón de la red, os deseo a todos que paséis una felices fiestas navideñas y que podáis encontrar realmente un niño recién nacido en vuestros corazones, para que vuestra vida sea presencia del recién nacido en medio de la gente con la que estaréis estos días.

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2011

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Alegría y valores

video
Alegría, valores,hermosura, juventud, ritmo, .... He aquí un ejemplo de cómo se puede evangelizar a través de la música. Esta joven cantante, que ganó un famoso concurso de televisión, se llama Miriam Fernández, y nació con una cierta discapacidad locomotriz, pero ello no ha sido obstáculo para poder cumplir su sueño de grabar un disco en el cual trasmite los valores (cristianos) en los que cree. 

Esto es una llamada a seguir discerniendo los signos de los tiempo y a poder adaptar nuestro lenguaje a las circunstancias que nos rodean. Paso el guante a la gente que trabaja con jóvenes para que sepan que existe este material (conozco aludidos). Un fuerte abrazo, y alegría, que ya llega la Navidad.

martes, 14 de diciembre de 2010

San Juan de la Cruz

Mi pequeño homenaje a San Juan de la Cruz, un santo que me enamora. Os dejo con su poesía El Pastorcico: 



Un pastorcico solo está penado
ageno de plazer y de contento
y en su pastora puesto el pensamiento
y el pecho del amor muy lastimado.

No llora por averle amor llagado

que no le pena verse así affligido
aunque en el coraçón está herido
mas llora por pensar que está olbidado.

Que sólo de pensar que está olbidado
de su vella pastora con gran pena
se dexa maltratar en tierra agena
el pecho del amor mui lastimado!

Y dize el pastorcito: ¡Ay desdichado
de aquel que de mi amor a hecho ausencia
y no quiere gozar la mi presencia
y el pecho por su amor muy lastimado!

Y a cavo de un gran rato se a encumbrado

sobre un árbol do abrió sus braços vellos
y muerto se a quedado asido dellos
el pecho del amor muy lastimado.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Renacer de las cenizas


Realmente sentí una gran pena cuando la semana pasada leí en internet la noticia de que el monte Carmelo estaba siendo devastado por un gran incendio. Sí, el mayor incendio que ha tenido que asumir el estado de Israel en los últimos tiempos. Como carmelita tenía que unirme al dolor y a la oración por las personas fallecidas en este desastre natural, y al mismo tiempo sentir nostalgia por el verde jardín del Carmelo que ahora ha quedado reducido en una gran parte a cenizas grises y árboles quemados. Pero ....

Pero ello me conduce a una metáfora de esperanza. Sí, esperanza en medio del pesimismo reinante. Una metáfora de la situación de la Orden del Carmen en el mal llamado primer mundo o mundo occidental. Las estadísticas son frías pero a la vez reflejan una realidad. Mirando nuestras provincias, está claro que el número de frailes se ha reducido considerablemente en las últimas décadas, y vemos que nuestra provincias se están envejeciendo y parecen cansadas, como si asumiésemos que vamos a morir dentro de poco, y por ello ni siquiera tenemos ganas de vivir. 
Es la misma situación que en el Carmelo, ahora está todo gris, muerto, sin aparente vida, pero por la experiencia sabemos, (he nacido en un clima mediterráneo y he vivido por desgracia estos incendios muchas veces,), que estas montañas pueden volver a cubrirse de ese manto verde tan apreciado en esa tierra semi- desértica. Sí, todo vuelve a brotar, si se talan los pinos quemados, si se hace una buena limpieza del monte, las mismas cenizas se convertirán en el nutrimento de la futura generación de árboles y plantas.

Nosotros podemos ser ese nutrimento, esas cenizas que parecen muertas y que evocan a la muerte, pero las cenizas están llamadas a dar vida, si el agua cae, si el Espíritu empapa nuestras vidas, entonces nos adentraremos en la tierra (llámese también sociedad) y volverán a surgir jardines en medio del desierto y la muerte.

Por eso, este escrito es un grito de esperanza,de  ánimo, el monte Carmelo no es todo gris, no todo se ha quemado, de hecho, son más de 30  kilómetros y todavía hay muchas zonas verdes que dan vida y color al monte, y con ello pensar que hay muchos carmelos fuera de Europa que están creciendo, que son fuente de esperanza en este mundo árido y que refrescan a la gente en lo momentos difíciles de la vida. Nuestra orden, al igual que la Iglesia, está creciendo en otros países, porque se están creando carmelos (jardines) jóvenes con ganas de crecer.

Pero, ¿qué podemos hacer para recuperar el entusiasmo juvenil que rebosan estos carmelos jóvenes? Sobre todo vivir, ser hombres que viven en el mundo, que sepan escuchar todos los sonidos que se emiten para poder interpretar el mensaje que nos dirige la sociedad, ¿qué nos está pidiendo a gritos la sociedad? Buscan verdaderos hombres de Dios. Sí, debemos ser todos otros jesucristos en la sociedad, no podemos pasar desapercibidos. Y para ello tenemos que usar dos instrumentos que personalmente creo que son necesarios, y los resumo así: una creativa fidelidad. Creativos para poder responder a las preguntas de esta generación y fidelidad por qué es aquello que nos distingue como carmelitas. Pero de ello hablaré en otra entrada.

Perdonad el retraso, esta semana quería sacar un poco de tiempo para escribir este artículo, pero no he tenido tiempo, por culpa de otra enfermedad dentro de la vida religiosa: el hiper-activismo, que sería otro tema importante a tratar. Bueno recibid un fuerte abrazo fraterno.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Preparad el camino (Mt 3, 1-12)


La predicación del Bautista, con su potente invitación a la conversación y a la penitencia, es para todos los evangelistas quien introduce la predicación de Jesús. Según la presentación de Mateo, el Bautista no lanza sólo una invitación a la conversión, sino que proclana antes el acontecimiento que hace posible la misma conversión: "Está cerca el Reino de los cielos". Para que pueda generarse el gran movimiento del pueblo que sale de sus casas para dirigirse al Jordán a confesar sus pecados, es necesario que se base en la certeza inquebrantable de que Dios quiere reinar, que Él está actuando realmente en este mundo y desea colmar la existencia de las personas, arrancando de cuajo la raíz de los males humanos: el pecado, las enemistades, los egoísmos. Hoy pueden enderezarse los senderos porque Dios lo quiere y lo hace posible.
El bautismo por inmersión en el Jordán aparece como signo visible de la voluntad sincera de acoger esta cercanía de Dios. Por eso es necesario evitar todo tipo de hipocresía. Mateo pone en escena a fariseos y saduceos, que piden el bautismo sin las disposiciones adecuadas: "Raza de víboras", el bautista pide abandonar la hipocresía o tentativa de engañar a Dios, porque a Dios no se le puede engañar; sobre todo no se puede confiar en una justicia que proceda del mero pertenecer a la sangre o al pueblo de Dios: "No digáis: somos descendientes de Abrahán".
Pero el Bautista es también consciente de su propia insuficiencia: sus palabras son auténticas y enardecidas, pero no valdrían para nada si no viniera otro que de verdad "bautizara con Espíritu Santo".
(Lectio divina para cada día del Año, evd)

miércoles, 1 de diciembre de 2010

El matrimonio según Pixar (Up)

video 
Este precioso vídeo me sirve de pretexto para hablar de un tema un poco delicado, en el sentido de que nosotros (como Iglesia) no lo estamos haciendo muy bien. Me refiero al tema de los cursos prematrimoniales, que siendo sinceros, deberíamos cambiar de nombre, en la mayoría de los casos es un mero trámite, porque en un curso, los "alumnos" deben salir con unas nociones básicas que cambien su forma de pensar.
Y es que, la mayoría de los "cursos" que se hacen, al menos los que conozco, se limitan a unas cuantas sesiones en una semana, o a veces a compartir unos fines de semana o al límite pasar un plácido día de domingo junto con otras parejas y el párroco.
En primer lugar, muchas veces estos cursos, los dirige el párroco o un sacerdote sólo, y creo que se deberían realizar al menos por un equipo de personas formado por matrimonios con experiencia, psicólogo, doctor y párroco. Es verdad que es difícil contar con la ayuda de estos expertos, pero al menos contar con matrimonios con experiencia, porque ellos pueden aportar aquello que la vida en pareja les ha enseñado a lo largo de los años, y luego el párroco mostrar aquello que la Iglesia ha aprendido a lo largo de los siglos en este campo.
Luego, aunque sería mejor que esto se realizara por los expertos, se debe valuar el grado de madurez de la pareja, y con madurez me refiero a la completa madurez personal, que abarca la madurez psico-afectiva, la madurez moral y la madurez sexual. Es verdad, tantas parejas inmaduras vienen a casarse por la Iglesia, y luego al cabo de unos años están otra vez en la parroquia pidiendo la nulidad del matrimonio, y en muchos casos tiene cierta responsabilidad el párroco, que no ha tenido el valor de decir que NO a este matrimonio, sabiendo que fallaría, y consecuentemente ha regalado el sacramento del matrimonio. 
Porque tantas parejas, tienen una relación que se basa sólo en lo que se llama la auto-masturbación-vaginal, es decir, usar al otro miembro para darse placer, pero luego cuando este placer se termina, se termina la relación, es una relación muy débil, apenas tienen una comunicación extrínseca (superflua), pero realmente no se conocen.
Luego hay parejas que si que tienen una buena comunicación intrínseca (profunda), pero que no tienen todavía una madurez adulta (aunque lo sean en edad), y parecen tan enamorados, que parece todo perfecto, pero que sólo buscan seguridad personal en la otra persona; luego pasa el tiempo, y aparece una tercera persona en la que buscas otras seguridades y si te he visto no me he acuerdo.
Por eso, debemos empezar desde dentro de la Iglesia a ofrecer unos buenos cursos de formación matrimonial, que duren incluso más tiempo, pero que ofrezcan la posibilidad de pensar seriamente a las parejas la decisión que han tomado de proclamar su amor delante de Dios y de la Iglesia. Y también tenemos que tener el valor de decir a las personas , que no están preparadas para ello, aunque nos enviarán a tomar por c..., ya que los cursos se han convertido en un mero trámite de última hora, cuando ya lo tienen todo reservado y pagado. Por eso, debemos ofrecer estos cursos a las parejas jóvenes, y cuando vengan a buscar día para casarse en la iglesia, pedirles estos cursos, así se podrían formar jóvenes con cierta madurez de cara al matrimonio.
Porque una persona madura sabe que en el matrimonio no todos son rosas y que es en los momentos difíciles donde el matrimonio se consolida, porque la persona madura sabe aceptar el sufrimiento, no huye, porque sabe aceptarse a sí mismo y poco a poco aprenderá a aceptar al otro en toda su personalidad, porque no tengo que cambiar al otro (de hecho es muy difícil intentar cambiar a las personas adultas) sino tengo que cambiar yo, para mirarle con otros ojos, con unos ojos generosos y no egoístas, para poder entregarme al otro en cuerpo y alma y poder formar una sola carne.