martes, 24 de marzo de 2009

Vídeo interesante

video

Me han hecho llegar este vídeo. Me parece interesante y por eso lo he descargado de youtube y lo he colgado. Ya me diréis que os parece. Un fuerte abrazo.

viernes, 20 de marzo de 2009

Vita consecrata


"El fundamento evangélico de la vida consagrada se debe buscar en la especial relación que Jesús, en su vida terrena, estableció con algunos de sus discípulos, invitándoles no sólo a acoger el Reino de Dios en la propia vida, sino a poner la propia existencia al servicio de esta causa, dejando todo e imitando de cerca su forma de vida.....

En el Evangelio son muchas las palabras y gestos de Cristo que iluminan el sentido de esta especial vocación. Sin embargo, para captar con una visión de conjunto sus rasgos esenciales, ayuda singularmente contemplar el rostro radiante de Cristo en el misterio de la Transfiguración. A este «icono» se refiere toda una antigua tradición espiritual, cuando relaciona la vida contemplativa con la oración de Jesús «en el monte»(25). Además, a ella pueden referirse, en cierto modo, las mismas dimensiones «activas» de la vida consagrada, ya que la Transfiguración no es sólo revelación de la gloria de Cristo, sino también preparación para afrontar la cruz. Ella implica un «subir al monte» y un «bajar del monte»: los discípulos que han gozado de la intimidad del Maestro, envueltos momentáneamente por el esplendor de la vida trinitaria y de la comunión de los santos, como arrebatados en el horizonte de la eternidad, vuelven de repente a la realidad cotidiana, donde no ven más que a «Jesús solo» en la humildad de la naturaleza humana, y son invitados a descender para vivir con Él las exigencias del designio de Dios y emprender con valor el camino de la cruz." (Vita Consecrata nº 14)

jueves, 12 de marzo de 2009

Gracias


Es muy difícil expresar lo que siento en palabras, hay cosas que no se pueden expresar correctamente, superan los medios humanos. Estas últimas semanas han sido difíciles para mí, ya que he sufrido por gente querida, pero sobre todo, he sufrido por la enfermedad de mi hermano Pepe (Jose Luís).

Anteriormente ya hable del sufrimiento, y también hay un buen artículo de mi hermano David en su blog, pero ahora "te han visto mis ojos",el dolor se ha hecho carne en un ser querido. Nadie se lo espera, pero estos acontecimientos nos recuerdan que esta vida es pasajera, y que, a unos antes y a otros más tarde, el Señor nos llama a su lado, de Él venimos y a Él vamos. Muchas veces, como soy joven, no pienso mucho en estas cosas, pero ahí están los acontecimientos para recordarmelo. Permitidme que me diriga a Pepe, que le escriba una carta:

Hola Pepe:

Hace tiempo que no te veo, la última vez que te vi fue en el mes de septiembre, en la boda de mi mejor amigo, me acuerdo que me llamaste para que fuera contigo para que te indicara el camino para llegar a la parroquia en Castellón, cuando me despedí, no pensé nunca que fuera para un tiempo tan largo, pero ahora debo esperar un poquito más, pero nos veremos pronto.

Sólo puedo decirte gracias. Gracias por enseñarme a ser hermano. Mi primer recuerdo que tengo de ti, es antes de mi primera comunión, cuando recien llegado de República Dominicana, viniste a mi parroquia, un hombre alto y delgado. Me acuerdo mucho de estos años, me diste mi primera comunión, y me acuerdo, que meses después, no me había vuelto a confesar, y mi madre me llevo a tí, y recuerdo esa confesión mejor que la primera. No fui asustado, me recibiste con amabilidad, como siempre lo has hecho con todos los que te rodean, y aprendí mucho de Dios, porque me demostraste su mejor parte, el amor.

En esos años, poco a poco te fui conociendo, no tanto como hubiera querido, te descubrí en la comunidad neocatecumenal, en las comidas que compartiamos, en la amistad con mis padres, en las clases de religión en el colegio,... Años después, recibí muy mal tu traslado a la parroquia de Ayala en Madrid, dejabas tu querida Onda, y te ibas a la capital de España. Tengo que confesar que critiqué mucho al entonces provincial, pero todo después ha tomado sentido. Recuerdo muy bien una frase que me dijiste, cuando mis estudios no iban muy bien en el colegio, me dijiste: "ánimo, si tú estudias, y lo haces, tus esfuerzos surgirán fruto" años después se cumplió aquello que dijiste.

La distancia, no separó nuestra relación, recuerdo que al principio de estar en Madrid, nos acogias a toda la familia con los brazos abiertos, como siempre lo has hecho. También me acuerdo cuando nos acogiste en tu casa de Albacete, con tu madre. Nos trataste como parte de tu familia.

Nunca pensé que el destino nos llevara a recorrer el mismo camino de la vida bajo la misma vocación carmelita, pero he descubierto que ya me habías enseñado muchas cosas anteriormente, me enseñaste a ser hermano, a ser hospitalario, a entregarse por el reino de Dios,... es la mejor herencia que puedo recibir.

Son muchas cosas, muchos momentos que recuerdo, es imposible escribirtelas todas, tú ya las sabes muy bien, pero en estos momentos me quiero acordar del día de mi profesión. Ese día me ayudaste a ponerme por primera vez el hábito carmelita, espero que cuando esté a tu lado me ayudes también a ponerme al traje de luz (tiene que ser complicado ponérselo), y que en esta vida me ayudes a confeccionarlo poco a poco con los hilos de la luz.

Y tu testimonio final ha sido impresionante. Desgraciadamente lo he tenido que vivir en la distancia, pero son muchos los que atestiguan que afrontaste la muerte con alegría y paz, es más, la trasmitías a los demás, estabas convencido de celebrar la Pascua este año con el Señor. Yo, aunque confiese la resurrección de los muertos, tengo mucho miedo, ya me gustaría que me enseñaras a aprender esa sabiduría.

En fin, que has dejado este hotel, y te has ido a vivir a tu verdadera casa.Ya puedes ir aprendiendo todos los rincones, que cuando vaya quiero que me la enseñes y me hagas de guía. Bueno, solo decirte, que el mismo día que yo entraba por la puerta principal del Vaticano, tu entrbas por la puerta del cielo, mis puerta eran grande, majestuosa, la tuya pequeña y estrecha, porque solo pueden pasar por ella los humildes, y tú lo fuiste.

Bueno, recibe un fuerte abrazo e intercede por tu familia, hermanos, amigos... Nos vemos pronto.

viernes, 6 de marzo de 2009

Una forma diferente

video

Voy a estar unos días fuera, así que os dejo este vídeo. Yo sé que a muchos no les gustará, pero creo que es una forma diferente de evangelizar. El ritmo me gusta, aunque cambiaría la letra un poquillo y sobre todo la escenografía. Un abrazo y ya me contaréis si os gusta o no.

martes, 3 de marzo de 2009

hacer-tener-ser

El otro día, al ver una viñeta en un blog, empecé a pensar sobre los valores del ser y del tener en mi vida. Después este fin de semana, en el retiro que estuve, puede añadir otro valor, el hacer. ¿Cual es mi orden de preferencia de estos valores? ¿Cual es el primero y cual el último?

El título ya lo indica. He podido descubrir, que mayormente domina este orden hacer-tener-ser.
El hacer. Creo que en buena parte influenciado por esta sociedad, que te arrastra, que de coenvuelve en un ritmo frenético. También influenciado por la educación que he recibido, el no estar parado, el tener que hacer las cosas, el no poder estar con los brazos cruzados, el aprender a ver el trabajo allí donde los otros no lo ven, hacer las cosas que nadie las hace (muy frecuente en las comunidades),.... Y en cierta medida, esto es bueno, pero siempre que este activismo no me saque se mi ser, de mi centro. Puedo, como religioso, trabajar de sol a sol, a casi mejor dicho, de lámpara a lámpara. Puedo darme por entero, puedo no tener tiempo para mi (aunque tenemos la fama que vivimos bien, no creo que en todos los casos sea así), pero de que me sirve estas cosas, si no me he encontrado, si no me he conocido a mi mismo (aunque es un proceso que dura toda la vida) y coetaneamente conocer a Dios, porque se encuentra en lo más interno de nuestro ser.

Conozco personas que también trabajan mucho, por su trabajo, que se sienten implicados en él, que realmente han encontrado su verdadero trabajo, y, en cambio, no son religiosos, no son muy creyentes, entonces, ¿que diferencia hay entre ellos y yo? ¿verdaderamente estoy trabajando por el Reino¿ ¿O por lo contrario, trabajo para adquirir un compensación (y no en sentido económico)?¿Se ve en mi trabajo esa pizca de sabor que da el trabajar por el Reino? ¿O todo se convierte en pura rutina? La verdad, NO, en mi trabajo (mi estudio) no se saborea a Cristo, es insípido, porque me muestro YO, y los lunes cuando suena el despertador digo (como casi todos los mortales) jod..r otra vez lunes.

Es aquí donde entra el tener. Y en mi caso no puedo hablar de la posesión económica, aunque en el fondo es el mismo pecado humano. Pero busco imagen, afecto, un rol determinado, ... ¿Por qué? No lo sé, pero parece que uno tiene que ser el mejor en todo. El más servicial, el más trabajador, el que sace mejores notas,.... Parece que todos los demás sean contrincantes, y no hermanos, muchas veces me corroe la envidia, el juicio, .... "porque no hace su trabajo y me toca hacerlo a mi" "porque estudia menos que yo y ha sacado mejor nota" "porque siempra llega el primero en la comida y siempre coge lo mejor".... Eso se llama orgullo, envidia,... es decir falta de amor. El tener me aleja de los demás, es la enfermedad del egocentrismo, YO y los demás,....

Al final del todo, dejo el ser. "No tengo tiempo para encontrarme " digo muchas veces, estoy cansado, ahora no, otro momento, nunca tengo tiempo para reflexionar sobre mi vida, hacer silencio interno, tener un oración personal continuada,.... En fin, que ya véis lo lejos que estoy de la meta, y sin embargo me siento llamado a seguirle ¿Por qué a mí? No lo sé, espero que poco a poco el Señor haga una obra grande en mi. Un abrazo.