sábado, 31 de diciembre de 2011

Año nuevo, queso nuevo

Por favor, antes de leer, visionad el vídeo..... Pero de verdad, no continúes, mira el vídeo, ......

Ahora ya puedes leer.

Sí, ya se termina el 2011, y podría empezar deseándoos un feliz año nuevo, aunque es muy clásico, así que os deseo un año lleno de queso nuevo. Realmente no me gusta mucho esta fiesta de la noche vieja y año nuevo, porque no tengo la sensación de que empiece otro año, como ya dije a una amiga, para mí el año empieza en septiembre, después del verano, cuando se vuelve a coger el ritmo normal de vida después del parón del verano, pero bueno, no voy a rechazar la tradición y lo celebraremos esta noche. Además este evento siempre me invita a mirar hacia atrás, para tomar el pulso de mi vida, para lo que cristianamente se diría hacer un examen de vida, de conciencia, de este año que termina.

Como a todo el mundo pasa, era un año lleno de propósitos  y deseos,  los cuales muchos no se han cumplido y realizado (lo de adelgazar ya es misión imposible, :-D), pero personalmente creo que estos objetivos de corto y medio plazo, sino están referidos a aquel objetivo personal a largo plazo del seguimiento cada vez más cercano de Jesucristo, de poco sirven.

Por eso este vídeo me ha hecho reflexionar, ¿cual es la motivación que me mueve? ¿estoy preparado para los cambios, o más bien tengo miedo? ¿cual es mi queso viejo que ya está casi agotado?¿estoy tan asentado con mi queso viejo que soy incapaz de moverme? ¿Qué queso nuevo debo buscar?

Pues nada, no os canso más, que con todo lo que hemos comido estos días, no os quiero dar más queso. Y ahora sí, voy a ser clásico, feliz 2012, y esperemos que no se termine el mundo.... Un abrazo.


Publicar un comentario