viernes, 22 de abril de 2011

Viernes Santo


Para que tuviéramos luz, te hiciste ciego.
Para que tuviéramos la unión, experimentaste la separación del Padre.
Para que poseyéramos las sabiduría, te hiciste "ignorancia".
Para que nos revistiéramos de la inocencia, te hiciste "pecado".
Para que esperáramos, casi te desesperaste.
Para que Dios estuviera en nosotros, lo sentiste lejos de ti.
Para que fuera nuestro el cielo, sentiste el infierno.
Para darnos una estancia gozosa en la tierra entre cien hermanos y más, fuiste excluido del cielo y de la tierra, de los hombres y de la naturaleza.
Eres Dios, eres mi Dios, nuestro Dios de amor infinito. 
(Chiara Lubich)
Publicar un comentario