sábado, 21 de abril de 2012

Oh vida humana frágil y mortal (S. Colombano)

Oh vida humana frágil y mortal,
cuántas criaturas has engañado, 
cuántas has seducido, cuántas has cegado.
Tú, que mientras escapas, no eres nada,
mientras pareces tener consistencia, eres una sombra,
y mientras eres exaltada no eres más que humo;
tú que todos los días escapas y todos los días vuelves;
tú que huyes mientras vuelves y vuelves escabulléndote [...]
Tú, o vida mortal, no eres más que un camino,
una nube o una apariencia fugaz e inconsistente,
incierta y leve sombra
similar a un sueño.

La ves y no la ves,
es y no es,
aprovecha el momento presente, por cuanto dura,
aferra lo que es,
y observa que es nada.

(San Colombano, Instrucción V-VI)


Publicar un comentario